Leer con los bebés

Qué leer con tu bebé

Desde que estaba en el vientre, tu bebé te escuchaba y reconocía las voces de tu familia. Tu voz amorosa le da seguridad y es el hilo que sigue para descubrir el mundo. De recién nacido no te ve muy bien, pero te escucha y te siente; por eso su primer libro no tiene páginas sino música y se lo cantas mientras lo acaricias y meces. Cántale canciones de cuna, nanas y rimas para hacerle reír y decirle que le amas y quieres compartir con él, o con ella, muchas palabras, emociones y momentos especiales.

Cómo leer con tu bebé recién nacido

  • Cántale canciones de cuna, retahílas, nanas, rondas, poesías...
  • Juega con su cuerpo mientras entonas rimas como “este dedito compró un huevito…”
  • Abrázalo y léele en voz alta, despacio y con diferentes voces y entonaciones.

Cómo leer con tu bebé cuando ya se siente y gatee

  • Abrázalo y cuéntale historias breves, musicales y con repeticiones.
  • Léele, jugando con tu voz y con tus gestos para darle vida a personajes y situaciones.
  • Juega con su cuerpo mientras le cantas: balancéalo al ritmo de “Aserrín, aserrán…”, hazle cosquillas contándole cómo la “hormiguita busca su casa y la encuentra ¡por aquí!, ¡por aquí!,”.
  • Comparte con él libros de imágenes con poco texto, señalando las ilustraciones y hablando sobre ellas.
  • Lee con él, respetando su libertad de movimiento.
  • Pon libros a su alcance y deja que los toque, mastique y juegue con ellos.
  • Ofrécele libros donde pueda jugar a buscar personajes u objetos escondidos.
  • Deja que elija lo que quiera leer, cuándo y dónde.